Pedro Sanchez

Fin a la mascarilla obligatoria. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asistido a la clausura de la XXXVI reunión anual del Cercle d’Economia, en Barcelona. Desde donde ha adelantado que el próximo jueves se celebrará un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar el fin del uso obligatorio de la mascarilla en exteriores a partir del 26 de junio.

«Lo hacemos por los españoles, que han sido disciplinados todo este tiempo; por el gran trabajo de los sanitarios y el de tantas empresas y profesionales frente a la pandemia, a los que damos las gracias; y lo hacemos porque estamos cumpliendo punto por punto los hitos y objetivos que nos hemos marcado», ha expresado el presidente.

 

Tercera ola y mascarillas

El presidente Sánchez, acompañado por la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, ha transmitido al Cercle d’Economia los datos que muestran la fuerte recuperación económica. Subrayan como signo clave la fuerte creación de empleo sostenida desde el pico de la tercera ola, en enero. Un crecimiento de 1.270.000 trabajadores activos, un incremento de 770.000 afiliados y 510.000 trabajadores que han salido de un ERTE.

Las proyecciones avanzan que junio terminará con 189.000 afiliados más, lo que supone 222.000 más que en mayo. Un crecimiento que es más intenso para los sectores más afectados por la pandemia y las restricciones: restauración, pero sobre todo en servicios de alojamiento. A la vista de estos y otros indicadores, Pedro Sánchez no ha descartado que se puedan revisar al alza las cifras de crecimiento.

Se espera que este uso no obligatorio de mascarilla pueda seguir siendo positivo. Eso sin, sin dejar de extremar la precaución en interiores, donde si será obligatoria la mascarilla.

 

Llamamiento al reencuentro y la concordia tras una larga época con pandemia y «mascarillas»

Ante el foro empresarial, el presidente ha abordado la necesidad de estabilidad y unidad política para lograr objetivos comunes, apelando al valor de la concordia no solo en el ámbito político sino también en el económico.

«La concordia es también un valor económico. Y la discordia, partidista o territorial, es un lastre económico. Y digo bien: discordia. Porque la discrepancia, la crítica y el pluralismo son positivos, enriquecen el debate y alientan el avance», ha manifestado.

El jefe del Ejecutivo ha hecho un llamamiento a toda la sociedad a encontrarse para seguir avanzando: «Esto no lo puede hacer un Gobierno, ni dos gobiernos. Es una tarea de todos, una tarea social. Y el primer paso que debemos dar es el de reconocer que nadie -tampoco nosotros mismos- somos los dueños de la razón», ha dicho.

 

Plan de Recuperación: un impulso colosal para ser el mejor país de Europa

Sánchez ha recordado que la economía española va a contar con el «impulso colosal» añadido del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, «Un Plan de país, diseñado con el único propósito de convertir a España durante la próxima década, lo voy a decir con ambición, en el mejor país de Europa» ha expresado.

El Plan español fue aprobado el miércoles por la Comisión Europea, que ha reconocido la coherencia y las sinergias entras las inversiones y las reformas del Plan. Además, la Comisión considera que el Plan tiene el potencial de aumentar el PIB de la economía en 2024 entre un 1,8% y 2,5%, sin contar con el efecto positivo de las reformas estructurales, que podría elevarlo sustancialmente más y que contribuirá a una «relevante reducción» de la desigualdad de la renta.

 

Citando las palabras de la presidenta de la Comisión en su visita a España este miércoles para aprobar el Plan, Sánchez ha dicho que «estamos ante un plan que transformará profundamente la economía española, haciéndola más verde, más digital y más resiliente».

Hoja de ruta tras dejar de ser obligatoria la mascarilla y crecimiento económico

Sánchez ha desgranado ante el foro económico los retos del país en los próximos años para alcanzar el éxito y máximo desarrollo, que ha dividido en, primero, la necesidad de una hoja de ruta y unas herramientas de actuación, materializadas en el Plan de Recuperación; segundo, recursos, que serán aportados por los fondos del Plan; tercero, talento empresarial para crear las oportunidades y para aprovecharlas; cuarto, trabajadores cualificados, un ámbito en el que la reforma de la Formación Profesional iniciada por el Gobierno será clave; y en quinto y último lugar, estabilidad política.

 

Finalmente, el presidente ha destacado la importancia de trabajar para los jóvenes señalando que «deben ser el centro de nuestra política pública». A este respecto, ha puesto en valor el reciente anuncio de la puesta en marcha de un gran Plan de Choque contra el Desempleo juvenil que permita mejorar la empleabilidad y dar oportunidades a un millón de jóvenes en los próximos tres años. Del mismo modo, el futuro Estatuto del Becario abordará la adaptación de los contratos en prácticas en verdaderos instrumentos formativos que sean el camino hacia la contratación estable, mientras que a través del Plan de Vivienda se buscará dar respuesta a otro de sus grandes problemas, el acceso a la vivienda, creando un verdadero parque de vivienda pública de alquiler destinado fundamentalmente a nuestros jóvenes.

«Un país es lo que sus jóvenes sueñan que será. Y durante muchos años los jóvenes en España han estado apartados e incluso se han visto obligados a marcharse. Ellos serán quienes midan nuestro éxito», ha concluido el presidente.

Fuente: Moncloa
 

Deja un comentario