Londres vuelve a ser víctima de un acto vandálico relacionado con el arte

Tras haber pasado un tiempo desde la última reivendicación de algunos miembros de Just Stop Oil, en la que los activistas lanzaron dos botes de sopa de tomate sobre una de las obras más famosas de Vincent Van Gogh, «Los girasoles», la asociación ha vuelto a ponerse manos a la obra.

Just Stop Oil es un movimiento activista que ha atacado por segunda vez las obras artísticas de Londres. Esta vez ha sido el turno de la estatua de cera del rey Carlos III. Los activistas han entrado esta vez al museo londinense de Madame Tussauds con el objetivo de estampar dos tartas de cocolate en la cara de la figura del actualmente nombrado Rey de Inglaterra. Tras el acto vandálico, los mismos reivindicaban su mensaje diciendo: «detenga las nuevas licencias de petróleo y gas».

En la primera reivindicación lanzaron dos botes de sopa de tomate contra «Los girasoles» en la National Gallery londinense. Sin embargo, aquella vez además de lanzar el mismo mensaje que en su posterior acto vandálico, también pegaron sus manos a la pared mientras decían: «¿Vale más el arte que la vida?».

El mensaje del grupo era claro en ambas ocasiones, «La ciencia es clara, la demanda es sencilla: detened las nuevas licencias de petróleo y gas».

 
Imagen Via Twitter – @ JustStop_Oil

Just Stop Oil documenta todos sus actos a través de las redes sociales

La repercusión de este movimiento ecologista se ha reflejado de forma muy clara en las redes sociales de Just Stop Oil. La cuenta de twitter con la que informan sobre su causa ha compartido un vídeo del momento del tartazo y ha denunciado la irresponsabilidad del rey de Inglaterra ante la situación del planeta.

Dejaron claro en sus redes que los actos que llevaban a cabo lo hacían para reivindicarse porque buscan proteger sus libertades y derechos. Del mismo modo, también reivindicaban «proteger esta tierra verde y agradable, que es herencia de todos nosotros».